7 simples lecciones de empresas extraordinarias

Comparte

12 minutos

Siete elementos sencillos que solo las empresas extraordinarias aprovechan para acumular riqueza, crecer y ser el centro de gravedad en el mercado.

Versión explicada con manzanas.

Si tienes un negocio personal o familiar y quieres crecerlo de manera de que produzcas el mayor dinero posible sin tener que hacer fuertes inversiones, sino crecer de una forma manejable y a modo, esto es para ti.

Si tienes una startup con ambiciones de ser un unicornio o simplemente dominar tu nicho, esto también es para ti.

Los consejos de este artículo son igual de válidos para cualquier capitalista, sin embargo la ejecución y el qué se hace con cada consejo ya depende de cada quien.

Lo que nadie te dice de ser extraordinario

Ser exitoso es ser extraordinario de alguna forma.

No siempre es una forma vistosa, pero tan pronto vemos a alguien manejando un Porsche e invirtiendo como un ninja para ir multiplicando los dividendos de sus portafolios de inversión, o consiguiendo acuerdos con empresas distribuidoras que ponen sus productos en todo el país y más allá, o quienes han logrado acumular audiencias activas multitudinarias que adoran una marca como fanáticos religiosos, siempre queremos saber qué hay detrás de eso, ¿o no?

Ese «secreto», eso que hacen que pocos saben implementar como ellos mismos, es lo que los hace extraordinarios.

El éxito es parte del propósito de cualquier ser humano y no es algo que se logre de manera natural.

No cae del cielo.

Para ser exitoso tienes que (1) dar propósito a tu vida y (2) tienes que ser un astuto implementador.

La mayoría de la gente logra el éxito de la forma más «natural», la sistemática, la de educarse, trabajar duro y ahorrar.

La persona extraordinaria tiene la misma base pero diverge rápidamente. El exitoso también se educa, pero en vez de enfocarse en trabajar duro, apalanca y en vez de ahorrar, invierte.

Tenemos que cuestionar entonces la base: la educación.

La educación de la mayoría tiene que ser en algo distinta a la educación de la minoría, de aquellos que logran resultados extraordinarios. La principal diferencia viene de quién es tu maestro y tu propia calidad como estudiante, porque la educación tampoco cae del cielo, alguien te la debe de dar y debes esforzarse por conocer y aprender.

En tanto logres aprender, implementar no debería ser ningún desafío real para ti.

En tanto solo seas un conocedor, que no aprende porque no aplica, implementar sí será todo un desafío, porque entre más conoces, más dudas. Llamémosle la maldición del filósofo.

Sin embargo, de algún lugar debemos de partir.

Así, conoce los siete elementos.

1. Que lo que hagas una vez te permita conseguir mil victorias

Esta es la esencia de la estrategia.

Es la definición que da el samurai Miyamoto Musashi en su clásico libro Los Cinco Anillos.

Imagina a dos vendedores.

Ambos trabajan en la misma empresa, ambos trabajan incluso en el mismo piso dentro de la empresa, a solo tres cubículos de distancia. Ambos trabajan las mismas horas en el día y tienen los mismos recursos para hacer sus labores. Uno genera ventas semanales de $18,000 USD y el otro $102,000 USD.

¿Cuál es la diferencia?

Naturalmente, la estrategia.

La estrategia es básicamente saber qué hacer para conseguir resultados máximos con el mismo esfuerzo o mejores resultados con un menor esfuerzo.

En tanto lo que hagas pueda responder a cualquiera de estos dos cuestionamientos, eres estratégico.

Por ejemplo, en marketing de afiliados una razón de por qué la mayoría fracasa es porque se enfocan en vender productos de bajos márgenes y EPC (ganancias por clic). En tanto usen sus esfuerzos, esos mismos esfuerzos, para vender productos de altos márgenes y mayores EPC, será natural que sus chances de que sean exitosos aumenten considerablemente.

Insluso si eres un afiliado en Amazon, no es lo mismo ganar regalías de afiliados por vender 1,000 rastrillos que por vender 10 bolsos de marca exclusiva.

Este es un ajuste estratégico.

Naturalmente para vender productos de altos márgenes, hay que hacer otros cambios: hay que cambiar audiencias, hay que cambiar las ofertas, hay que cambiar los mecanismos de pago y otras cosas.

Estas acciones obedecen a lograr este simple cambio de estrategia.

Naturalmente una vez encuentras el éxito, repites y repites la estrategia perfeccionándola.

2. ¡Vamos a ganar una carrera arreglada!

El mundo real no es uno poético donde todos tenemos las mismas oportunidades. y el mismo potencial.

Probablemente tu no tuviste mucho potencial de hacer arrancones en tu propio BMW M5 a tus 18 años. Porque nunca tuviste la oportunidad de que tus padres te dieran ese coche o tuviste contigo al ángel emprendedor de la guarda que te hizo hiper-exitoso a tan tierna edad para poder costear un capricho así.

En un video de redes sociales se hace un experimento ilustrativo donde un entrenador forma en una línea a unos 20 jóvenes para correr una carrera.

Sin embargo, da privilegios a algunos. Para no hacerte el cuento largo, algo así como, si tuviste unos padres que te dieron todo: ropa, escuela privada, coche y demás, da 10 pasos enfrente, y desde ahí corren. Desde que empiezan la carrera, ya traen ventaja, y ellos no tuvieron que hacer nada, todo eso les fue dado. No solo por sus padres, también la tómbola de la cigüeña porque no es lo mismo nacer en un suburbio cómodo de Estados Unidos que hoy en día en Siria.

Debes saber reconocer tus privilegios, y usarlos.

Tan solo con eso no estás empezando de cero.

Seguramente te has comparado antes con otras personas más privilegiadas que tú y de alguna forma te has sentido «menos».

No lo eres y mucho menos si sabes jugar tus cartas.

¿Cómo arreglan y ganan las empresas las carreras?

Primero, no compiten, muchas empresas son lo suficientemente astutas para tener incluso a sus competidores de clientes. Si pagaste porque alguien te hiciera la tarea en la escuela o si copiaste en algún examen, para ti este principio se explica solo. En el mundo empresarial, uno lo sabe hacer de forma más sofisticada, modela, no copia. Eso me recuerda a cierta definición que dice que un plagiador es aquél que copia a uno y genio que es el que «copia a muchos».

De hecho así funciona la música hoy en día. Todo es copiar de otros, a suficientes canciones para que no se sienta una relación directa entre una canción y otra.

Segundo, no invitan a Usaín Bolt, imagínate que Amazon cuando comenzó hubiera querido competir al tú por tú con cualquier cadena nacional de librería o más adelante con Walmart o Sears. Así no se ganan las carreras. En la pista donde corrió Amazon y ganó, estas empresas no estaban invitadas.

Por ejemplo, Zappos, la tienda en línea de zapatos, de pendeja iba a competir al tú por tú con otras, incluso tiendas físicas. Tenía todas las de perder. Ellos eligieron destacarse por su servicio al cliente.

Tercero, muestran al bebé con su mameluco tierno. Y evitan mostrarte el parto, el bañarlo o estar desvelado velando sus ciclos «bebetinos». En otras palabras, quitan lo incómodo de la experiencia de compra y más que eso, te hacen sentir un chingón por comprar ahí. Crea ese mundo fácil, cómodo y agradable que todos queremos en nuestras vidas, como a la de ya.

3. Apunta la pistola a la cabeza del conductor y pregunta, ¿cara o cruz?

Y así Doble Cara dispara al conductor, pero no al mafioso en la película de Batman: El Caballero de la Noche.

Ese Doble Cara sobrevive al accidente vial porque ya sabía de antemano lo que iba a pasar y se preparó tranquilamente, incluso estando dentro del coche.

Recuerdo ver esta escena la primera vez y estar anonadado sin quitar los ojos de la pantalla pensando «si esto no es saber manejar el riesgo, no sé qué más puede ser».

El riesgo es algo completamente subjetivo ya que depende completamente de quien lo asume.

Imagínate mañana tú manejando un consorcio de mil millones de dólares en condominios, y lo mismo pasando con un reconocido inversionista de bienes de país. La misma situación, el riesgo es completamente distinto.

Me gusta mucho como lo expone uno de los grandes de Wall Street en este artículo.

Podemos resumir esa lección de oro así:

Imagina que tienes un ingreso estable de $50,000 USD anuales de tu empleo.

Para ti el riesgo está en que si pierdes ese empleo, vas de $50,000 a cero.

Sin embargo, un empresario no lo ve así. Ellos no miran hacia abajo, ellos miran arriba y mejor se cuestionan, ¿por qué no estoy ganando el doble o triple, o por qué no puedo ver que mi dinero crece indistintamente de lo que yo manualmente meta a mi cuenta?

Luego se repiten esa pregunta cada mes, cada 3 meses o cada año, depende de la ambición de cada quien, pero el punto es que actúan a modo, aprovechando lo que van aprendiendo en el camino y los recursos que van adquiriendo (relaciones, capitales, vías de distribución, productos, etcétera).

«Tengo las mismas horas, minutos y segundos que tiene ese desgraciado taxista que trabaja 12 horas al día, ¿por qué estoy estancado?»

Y entonces se dan cuenta de que es tan o más riesgosa la misma estabilidad que el ir por algo más grande.

Hay muchas formas de agregar valor además de iniciar un negocio per sé. Puedes ver algunas en este crudo artículo sobre el emprendimiento.

En la medida en que sientas más difícil de pronosticar un resultado, debes interpretarlo como (1) algo que no debes hacer porque realmente no tienes control del resultado o (2) algo de lo que debes aprender más para saber manejar el riesgo.

4. «La casa nunca pierde»

Seguramente has escuchado ese consejo de jefe de jefes que dice, «si no quieres perder dinero, entonces sé el casino, no el apostador.»

El casino nunca pierde.

Hacen cualquier esfuerzo posible, por más quede sobre la línea de la moralidad, para que así sea.

El apostador es el tonto que piensa que puede vender al sistema. Bueno, muy rara vez eso pasa.

Ahora veamos los números.

Incluso si uno de esos tontos gana, de cada mil apostadores, a uno o dos les pasa. Es decir, el casino ganó a 98 apostadores, mientras que los apostadores ganaron 1 o 2 veces al casino.

No culpes al jugador, culpa al juego.

Este es el poder de la infraestructura, o de la plataforma.

Seguramente no lo sabes, y debe ser así porque no lo he comentado mucho aún, pero en EEC tenemos La Triada del crecimiento, su segundo nivel son las plataformas (o infraestructura).

Las plataformas son las que te permiten realmente crecer un negocio.

De hecho así lo reconoce la CIO de Unilever en este artículo.

¿Qué es una plataforma?

En principio se entiende como una infraestructura digital que permite generar una experiencia consistente para lograr cierto resultado.

Por ejemplo, cuando usas Uber, la app se usa predeciblemente para agendar un viaje tras otro. Cuando usas Netflix, la plataforma te da acceso a su vasto catálogo, que se basa en un sólido sistema de recomendaciones y mostrando novedades, y se usa de la misma forma una y otra vez.

¿Qué es la infraestructura?

Una plataforma es un tipo de infraestructura. La infraestructura es en sí misma un pilar que soporta la generación de negocios sistemáticamente.

Por ejemplo, las marcas de coche prosperan más que por la venta de coches, por sus departamentos financieros que dan créditos a sus coches. Ahí está el verdadero negocio de las agencias de autos.

Esta infraestructura no solo hace más fácil comprar un auto, ayuda también a comprar más. No es lo mismo pagar 3 coches de un sopetón que con un gran financiamiento más seguro gratis por 7 años o algo así ofrecía una conocida marca de lujo.

Un banco tiene una infraestructura donde puede ofrecer créditos a sus clientes y ganar dinero consistentemente, así exista cierto número de impagos.

La realidad es que vivimos en un mundo de infraestructuras.

O tienes tu propia infraestructura, o eres parte de la de alguien más.

Las infraestructuras y plataformas son verdaderos motores de riqueza.

Para un simple redactor publicitario, su plataforma puede ser la colección que ha creado títulos, aperturas y publicidades exitosas para modelar, para crear un hit tras otro.

Lo más atractivo de todo esto es que una plataforma puede convertirse en una fuente de riqueza en sí misma. Bueno eso es lo que quería dar a entender cuando dije que son motores de riqueza.

Para aquél guerrero hábil, tener su espada afilada y lista para el combate, más un sentido de alerta de saber exactamente cuando desenvainarla y cómo, será virtualmente imbatible.

Vamos a lo que sigue.

5. «Un par de tet4$ jalan más que un par de carretas»

¿Alguna vez te has senitdo celoso de que otro ha conseguido algo que tú quieres con aparente facilidad mientras que a ti te ha costado trabajo?

A mi sí.

Inicio un perfil de Instagram de EEC y tengo 10 seguidores, eso sí sin poner nada de contenido.

Otro abre una cuenta en Instagram, poniendo una foto de perfil una mujer atractiva, y tiene 1,000 seguidores en dos días, tampoco poniendo contenido.

De ahí el principio filosófico del título de esta parte.

Esto es el apalancamiento.

Si jugaste videojuegos de adolescente, seguro has hecho trampas alguna vez.

Ya sabes, pusiste códigos o presionaste combinaciones para poder ganar más fácilmente.

Esta es la esencia del apalancamiento.

Bueno, algo así es lo que hace un emprendedor que apalanca, en la vida real.

Hay una fábula graciosa que ilustra esto.

Hay tres camellos parados uno junto al otro en un día muy caluroso…

Dos están comiendo de un árbol, se esfuerzan por estirar el cuello, tomar la fruta y morderla.

Todo normal para ellos.

El tercer camello está acostado entre las patas de los otros dos camellos, protegiéndose del sol, y solo toma las frutas que sin querer los otros camellos tiran, o comen pedazos que muerden y caen.

Esto es apalancamiento.

Si eres mexicano, seguro sabes de Angélica Rivera, la Gaviota. Famosa actriz de Televisa, más famosa recientemente por ser la exesposa del expresidente Enrique Peña Nieto.

Un matrimonio que todo mundo sabía falso, otra lección de apalancamiento.

Esta televisora fabricó esta imagen pulcra de EPN, incluso casándolo con esta mujer quien tenía una imagen casi intachable.

Durante el gobierno de este sujeto, su gobierno gastó alrededor de 8 mil millones de pesos en publicidad en la Televisora. Una empresa de que la consultora Ernst & Young premió a Emilio Azcárraga como «el emprendedor del año».

Esta campaña que hizo la televisora le resultó muy rentable.

Un caso triste de apalancamiento.

El apalancamiento es lograr aprovechar los recursos de otros para beneficio de ambos.

  • Quien abre una tienda en Amazon, apalanca al aprovechar su plataforma.
  • Quién importa de China apalanca al aprovechar la capacidad de producción y costo de ellos.
  • Quien hace un sitio web invirtiendo duramente en SEO gana muchas visitas al hacer quedar bien a Google.
  • Tanto YouTube y Facebook se apalancan al solo administrar el contenido que hacen millones de personas para sus plataformas todos los días.

Si quieres crecer de modo de que ganes más de lo que tu usar tu tiempo te permite ganar, necesitas encontrar maneras de apalancar.

Formas poderosas son:

  • Utiliza el dinero de otros.
  • Utiliza los recursos de otros.
  • Utiliza las relaciones de otros.
  • Utiliza los productos de otros.
  • Utiliza los canales de distribución de otros.
  • Utiliza las estrategias de otros.
  • Utiliza los procesos y sistemas de otros.
  • Utiliza los modelos de negocios de otros.

Si has oído hablar del growth hacking y nunca te ha quedado claro qué es, en esencia son mecanismo que buscan esto, apalancar. Conseguir resultados de formas que no impliquen esforzarte demasiado, permitiéndote trabajar en mejorar la plataforma y no en lograr que usen la plataforma.

6. El teorema de Pitágoras

Todos lo aprendimos en la secundaria: la forma de obtener la longitud de la hipotenusa conociendo la de los catetos.

Usamos ese formulazo en los exámenes y los pasamos. Fuimos victoriosos.

Esto hacen los sistemas en tu negocio, te hacen ganar.

Ganar ventas, ganar empleados estrella, ganar mercado, ganar relaciones, ganar capitales…

Los sistemas elevan la moral de la empresa porque da certidumbre.

Cada quien sabe lo que hace y adónde aspira dentro de ella.

El cliente sabe exactamente lo que obtiene al comprarle sin riesgo.

Los proveedores confían en su eficiencia y gracias a ella, decenas, cientos o miles de familias tienen comida en la mesa, quizás un PlayStation y unas vacaciones o escapaditas chulas de vez en cuando.

Las empresas exitosas saben hacer algo en principio simple: documentan sus procesos de modo de que son fáciles de enseñar, de seguir para alguien capacitado y de supervisar.

Gracias a esto, una empresa puede multiplicarse a sí misma como Gremlin abriendo franquicias, sucursales o incluso empaquetando sus propios sistemas para beneficio de otras empresas.

Si eres un solopreneur quizás piensas, «bueno esta no aplica para mi. ¡Menos tarea!»

Pues no, tan solo si eres un experto en algo, creas un sistema, procedimiento o método alrededor de eso y lo sigues tú mismo. Eso te ayuda a no meter la pata con tus clientes.

Eso también es tu sistema.

Las habilidades de un conductor de carreras son el sistema que sigue para ser de los que ganan carreras una y otra vez. Esto sumado a factores cruciales no directamente de volante como mantener su peso, ejercitarse comer y dormir bien para poderse concentrar y reaccionar a niveles óptimos.

Sin esos sistemas, no pueden ser expertos, una empresa no puede tener procedimientos confiables y habrán afectados.

En tu negocio hay que considerar como parte de tu sistema:

  • Tus ofertas
  • Tu servicio al cliente
  • La conveniencia que das
  • Tus procedimientos de trabajo
  • La forma en que agregas valor
  • Tu publicidad
  • Tus embudos de conversión
  • El desarrollo de tu marca
  • Las estrategias comerciales
  • Tu modelo de negocios o las oportunidades que aprovechas y generas para generar riqueza

Casualmente son los 10 pilares de mi curso de Udemy.

¿Así o más perfecto?

7. La verdadera flor de la abundancia

2017 fue un año caracterizado por muchas cosas. La verdad es que no recuerdo ninguna de especial relevancia, pero sí una en particular que hizo perder dinero a muchísimos ilusos.

Fue un año donde sonó bastante la Flor De La Abundancia, un esquema que cambiaba la pirámide por una ridícula flor que en el trasfondo era lo mismo: un fraude.

Sin embargo el principio que lo hacía atractivo era el hecho de que era un «apoyo mutuo».

En este caso todos juntos perdían dinero.

La verdadera flor de la abundancia hace justo lo opuesto.

Utiliza el poder de las redes para crear riqueza.

Piensa en Uber, por ejemplo. No solo atiende a gente que busca un viaje cómodo, también permite a los conductores generar un ingreso extra.

Piensa en Amazon, no solo permite a un cliente comprar cómodamente cualquier cosa en un mismo lugar. También permite a productores y comercializadoras vender ahí mismo.

Antes dije en la competencia que lo que hace un emprendedor astuto es no invitar a Usain Bolt a la carrera.

Pues las redes también te ayudan a no competir.

¿Qué si mejor tu eres el proveedor de tu competencia?

Quizás puedas vender tus productos o servicios con su nombre o marca (etiqueta blanca o licenciamiento), quizás puedas mejorar sus propias ofertas, tú subcontratándolos y ofreciendo algo extra. O simplemente poniendo a su disposición tu plataforma para que ellos se enriquezcan ahí y no hagan dos plataformas.

Si eres observador notarás que también hay apalancamiento aquí.

Las posibilidades son ilimitadas.

¿Quieres más? Suscríbete ahora.

Suscríbete ahora y ve descarga al instante estos reportes:

  • Cinco tipos de riqueza
  • Cómo encontrar a tus clientes ideales
  • Cómo los clientes toman decisiones de compra
  • 5 formas de encontrar productos que se venden
  • Como vender a escala
  • El controversial «porque las empresas mexicanas jamás superarán a las americanas» (y qué hacer al respecto)

Y mucho más, entendiendo por mucho otros 3 reportes exclusivos para suscriptores.

Artículos relacionados:


Comparte

Comments 1

  1. Pingback: Las 5 preguntas más importantes de Peter Drucker

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *