10 Lecciones De Marketing De Donald Trump y Su Campaña Presidencial: Parte 1

Comparte

6 minutos

Más allá de si será un buen presidente o no, Donald Trump es un verdadero maestro de la persuasión y la ha usado para revolucionar el mercado político.

¿Recuerdas los días gloriosos de Apple en donde el mítico Steve Jobs usaba lo que llamaban su “distorcionador de la realidad” que hacía a sus applemaniáticos gritar de emoción en sus presentaciones?

Después de una decepcionante presentación de Apple, la empresa se ha vuelto una empresa de tecnología “ordinaria” según analistas. Apple representaba innovación y en esta presentación parece que quiere ser una empresa de tecnología en donde el precio es más importante y sus novedades en producto son cosas que ya habían hecho.

Ahora parece que el espíritu de Steve Jobs lo ha adoptado el magnate del desarrollo inmobiliario Donald Trump. Ahora es él quien tiene a las audiencias que vitorean. Ahora es él quien distrsiona la realidad a su antojo.

En este artículo exploraré 10 ideas trascendentales en la campaña presidencial de Donald Trump que podrás adoptar si buscas ser un líder como lo fue Steve Jobs y ahora lo es Donald Trump. Sin embargo debes saber que estas estrategias pueden resultar peligrosas para ti si las usas inconscientemente y en el peor de los casos destruir tu marca y credibilidad.

1. “El secreto de branding mejor guardado de la historia”

La fórmula que yo sigo y todos los copywriters y marketers profesionales también es la famosa fórmula KLTknow, like and trust. Como representante de tu marca, debes ser conocido, agradado y confiable. Así de simple.

A través de una historia se pueden atacar estos tres elementos de una forma consistente, que es lo que hacen los copywriters para crear textos persuasivos que te hacen querer saber más de una marca, de un producto, de una idea o de una lección.

Sin embargo podemos decir que existe un cuarto elemento a esta fórmula, que de ser usado consistentemente puede convertirte de ser un representante a un líder como lo fue Steve Jobs y ahora lo es Donald Trump o The Donald.

Sé interesante.

En su libro “Cómo ganar amigos e influir en las personas”, Dale Carnegie habla de la importancia de estar genuinamente interesado en los demás. Sin embargo igual o incluso más importante es el que tú mismo o tu marca o tu producto sea interesante.

Todas las personas que de alguna manera, y en sus respectivos campos se han convertido en leyendas, desde personajes históricos, premios Nobel y hasta los artistas del chisme de la televisión, influyen porque son interesantes para sus audiencias.

¿Qué hace un polémico magnate de los bienes raíces criticando abiertamente el sistema político de su país y diciendo las cosas “como son” sin teleprompters, discursos fabricados? Lo hace interesante.

2. Busca representar solo una “gran idea” (o un gran valor)

Al Ries es el responsable de esta gran observación. Por si no lo sabes, Al Ries es el padrino del branding con algunas publiciaciones esenciales como sus leyes inmutables de la marca y del posicionamiento. En sus propias palabras sería más adecuado decir, “busca un solo ideal”.

En su propio análisis en Ad Age, Al Ries muestra como Barack Obama logró el éxito en parte a que solo representaba una cosa: cambio. Donald Trump también lo hace a través de una sola visión: grandeza. El resto de los candidatos no se “limitaban” a esto y buscaron representar lo más posible, y perdieron.

La mayoría de marcas grandes de hoy en día han violado esta ley inmutable de Al Ries y como conseucencia perdieron sus respectivos liderazgos. BMW pasó de ser una empresa que solo buscaba “el placer de conducir” a ser una marca más divertida, logrando un mensaje difuso que le han dañado su posicionamiento.

La realidad es que existen cientos de miles de marcas y productos ahí fuera luchando por la atención de tu mismo cliente. Algunos tienen más poder porque tienen la capacidad de dominar los medios de comunicación, pero de poco sirve hacer esto si un día representas una cosa y al siguiente representas otra.

3. Conviértete en una celebridad

Esta observación la obtuve en una discusión que inicié de este tema en un grupo de Facebook en donde están algunos de los mejores marketers de respuesta directa: “ya no vivimos en una sociedad de credibilidad, sino en una de celebridad.”

En México podemos sentirnos relacionados a esta idea porque Peña Nieto fue un candidato de celebridad, creado y promovido por una gran televisora.

Solo hay una forma de convertirte en celebridad: necesitas atención constante. Donald Trump ya tiene bastante experiencia en este aspecto, siendo siempre muy opinador en diversos asuntos y al adoptar posturas que alimentan a la TV con interés.

No necesariamente necesitas derrochar dinero para lograr esto ya que gracias a las redes sociales y la tecnología puedes lograrlo sin tanto presupuesto, solo necesitas tener un gran mensaje para comunicar y ser interesante (ver el punto 1 y 2)

Además, hay varias formas de conseguir dicha atención constante, a continuación de doy una lista de ideas basadas en lo que ha hecho Donald Trump:

  • Escribe libros y haz trabajos de relaciones públicas (como conferencias y entrevistas)
  • Aliánzate con otras personas que tengan este mismo estatus que tengan un mensaje similar al tuyo, pero que no compitan directamente (como lo hizo con Robert Kiyosaki)
  • Haz de ti mismo una marca y habla abiertamente de tus valores de trabajo e ideales únicos (hay que ser diferentes al resto)
  • Habla con orgullo de tu trabajo con lujo de detalle y enseña a otros (lo hace en entrevistas, libros y en su polémico fracaso de su propia universidad)
  • Conviértete tu mismo en un experto de relaciones públicas (o busca uno que te represente)

Donald Trump le robó el foco a Hillary Clinton, la candidata celebridad por excelencia.

4. Ten visiones extremas

El propio título lo debería de sugerir, pero en caso de que no lo haga te lo advierto: usa esta con mucho cuidado.

Ted Cruz era la voz opuesta de los republicanos. Él mismo se preguntaba cómo habían muerto los valores republicanos al hacer alianzas con los demócratas. Claramente Ted Cruz y su bandera de opositor podía funcionar. Sin embargo Donald Trump pegó más fuerte con sus ideas extremas.

Su estrategia no se basó solo en criticar los roles de los demócratas y republicanos sino al criticar a los mexicanos en su primer discurso como candidato donde habló del muro y de la deportación masiva. Como resultado, diversas televisoras como Univisión y ESPN entre otras empresas dejaron de hacer tratos con él.

Hablaré más de los valores con socios en el sexto punto de esta lista.

Donald Trump llegó a tener problemas con el gran periodista Jorge Ramos, llegándolo a expulsar de una conferencia y diciendole “regresa a Univision”

https://www.youtube.com/watch?v=w87StHeTQR4

Esta estrategia es la que hace que diversos medios lo critiquen abiertamente y eventualmente hagan burlas. ¿Es esto malo? Donald Trump ha tenido más tiempo en TV que cualquier otro candidato republicano rival a él, ¡incluso combinados!

El New York Times hace un análisis de las diversas campañas y sus gastos.

dinero invertido en publicidad contra lo recibido gratis

Fuente: Publicidad en Febrero de 2016. New York Times.

 

La calidad propia del contenido de sus mensajes es de dudosa calidad, pero en calidad mediática es altísima. Sus visiones extremas y controversias dan mucho de qué hablar y los medios no pueden resistirse a ello.

5. Sé controvertido

Separo el ser extremo al ser controvertido porque no necesariamente tienen que ser equivalentes. La controversia es buena porque habla de no conformismo.

Un error que cometen las empresas es que se adaptan a los niveles de calidad y servicio de su industria. Pero hay quienes llegan y lo cuestionan, como Donald Trump, al decir que las visiones actuales son insuficientes para generar lo que la gente quiere.

Con esta premisa, Donald critica el que muchas fuentes de empleo se vayan tras las fronteras, que exista fuga de cerebros, una política gris respecto a los indocumentados, una posición débil frente a asuntos internacionales como la guerra en Siria. En esencia, el país necesita a un lider “competente” que lo regrese a su estado de grandeza. ¿Cómo? Cuando esté en la oficina verá cómo.

Todas las empresas líderes son controversiales en algún nivel. Ve a Coca-Cola, McDonalds, Apple, Microsoft y las gigantes financieras. Esta visión de no conformismo es la que da vitalidad a un mercado aún así tengan productos también sean controvertidos. ¿Cuántas cucharadas de azúcar tiene un refresco de Coca-Cola? ¿Cuál es la calidad del menú de McDonalds? ¿Por qué las computadoras Apple buscaron ser muy diferentes al resto de sus competidores de “carcasa gris”? ¿Microsoft se robó ideas de Apple? ¿Las gigantes financieras no causaron la crisis global sufrida en 2008? Y a pesar de todo eso, aún existen y prosperan.

La controversia genera atención y la atención genera celebridad. ¿Cómo usar la celebridad? Para posicionarte en el mercado como el único, el primero o el líder indiscutible en esa gran idea o único valor.

Esto no ha acabado…

Hasta aquí las primeras cinco lecciones. Si quieres ver el resto solo haz clic aquí para ver la segunda parte con las cinco lecciones restantes.

Nos vemos en la segunda parte.

Artículos relacionados:


Comparte