El problema de «la ley de la atracción»

Comparte

4 minutos

Un artículo que jamás creí escribir, pero que la comunidad necesita.

Deja de compartir cadenas para atraer dinero…

Hace ya más de 10 años salió a la luz una especie de documental y filosofía llamado El Secreto que nos deja lecciones que todavía resuenan en el presente.

La premisa, en sus palabras, es que «los pensamientos se convierten en objetos». O en otras palabras, «aquello que piensas es lo que atraes en la realidad».

Mientras que no quiero denigrar esta filosofía, ya que creo que no es del todo incorrecta, quiero aclarar que esto corresponde al 1% de esa frase de que el éxito es «1% de inspiración y 99% de transpiración». Quizás ese 1% es muy importante, y naturalmente creo que la mayoría tendemos a darle más importancia de la que realmente tiene.

El problema de la filosofía de la ley de la atracción es que deja lo más difícil, que es el enfoque, en manos del «universo».

Y así, es común encontrar gente preguntando a Google plegarias o afirmaciones que les ayude a aumentar sus ventas.

Afortunadamente no es demasiada, pero si es la suficiente para justificar escribir este artículo.

¿Buscas afirmaciones para vender más?

Pues más que afirmaciones, deberías buscar información en tres cosas para empezar.

  • Técnicas de ventas. Hay muchas formas de conseguir una venta, adopta alguna fórmula que tenga sentido para tu negocio y úsala para que tengas resultados, puedas pulirla y luego mejores resultados. ¡A veces incluso modelando presentaciones campeonas ya es suficiente!
  • Estructurar ofertas que venden. Sí, tengo un libro que justamente se llama así, y con buena razón. Especialmente si andas en un ambiente competido, la oferta debe ser lo suficientemente buena para generar deseo.
  • Modelos de negocios. La mayoría de negocios se basan en estructuras estándares que todos usan para comercializar. Alguien va a tu tienda sabiendo que tú vendes X producto y lo compra. Pero otros tienen más que eso, tienen envío a domicilio, hasta suscripciones para enviar automáticamente cada mes, y manejan productos útiles para formar paquetes y mejores ofertas.

Ya desde el siglo 19 una escritora pedía «si vas a servir una cena, por el amor de Dios, sírvela al revés, haz algo diferente», y aún así, mucha gente hace negocios de la forma más típica, poco interesante y a veces hasta aburrida de vender. Gente que está en su silla con su teléfono en mano viendo videos, simplemente esperando clientes, mientras el sol termina de decolorar la pintura de la fachada, que a duras penas se lee de qué es el negocio. Y ni hablemos de comunicar una propuesta de valor.

Mientras tanto, hay otros negocios mucho más proactivos. Que no solo buscan clientes, sino que buscan la forma de hacer sus mensajes, ofertas y relaciones cobrar relevancia, entretenimiento y apalancamiento, y los clientes que generan ellos suelen recomendar a otros, y sus ofertas suelen ser adquiridas porque son atractivas.

El secreto elusivo para que vendas más

Si eres de esas personas que esperan sentadas por sus clientes, es momento de poner un alto.

Quiero preguntarte algo. ¿Qué es el liderazgo?

Es algo tan discutido y tan poco entendido, especialmente en el ambiente de negocios.

Si has pensado que el liderazgo es algo así como «sumar ventajas que hacen que la empresa venda más que las demás», pues sí, algo así es.

La cosa es que eso es el fruto del liderazgo, no el liderazgo en sí.

El liderazgo no es otra cosa mas que anticipar los deseos y necesidades de tus clientes.

Si eres proactivo en eso, vas encaminado a ser un líder.

Si descubres que los clientes prefieren marcas en productos tecnológicos, pues hacer una. Pero en otros temas quizás sea irrelevante porque el producto es genérico, como pasa cuando vendes frutas y verduras en la generalidad.

Si descubres, como hizo Steve Jobs, que mucha gente devolvía productos porque pensaban que no hacían lo que esperaban, entonces capacitaron mejor al personal para dar un mejor servicio al cliente y así pudieran ser educados de que sí lo hace, y les enseña como. Esto significaban menos devoluciones, en el ambiente tecnológico suele ser un problema grande.

Si no conoces a tus clientes porque estás demasiado distraído esperándolos mientras te entretienes tú, jamás podrás tomar los pasos adecuados para ser un líder.

Más que la ley de la atracción, practica la ley de hacer lo necesario

La ley de la atracción es muy atractiva porque requiere que hagamos poco. Se enfoca demasiado en la actitud y tener consciencia de lo que quieres. Eso está bien, pero no puedes minimizar la acción.

Una acción produce una reacción, sin acción no pasa nada, por más positivo que seas.

Si quieres encontrar oportunidades para multiplicar 10 veces tu dinero, tuviste que haber entendido que la volatilidad del mercado permite que eso ocurra sin que apuestes tu dinero en futuros o cosas demasiado arriesgadas. Así, si buscas entender mejor a los mercados, no solo basados en lo que la gente quiere sino en lo que la gente gasta, es como podrás ver las oportunidades florecer, en cualquier ramo.

A eso sumémosle que la ley de la atracción no elimina la visión de túnel que intoxica la capacidad de éxito de la mayoría.

La gente quiere alcanzar el éxito dentro del túnel que su visión reconoce. Si tiene una tienda de abarrotes, quiere alcanzar el éxito solo dentro de ese contexto.

El problema es que esa clase de atracción es muy complicada, te pone a ti frente a la industria, sin ninguna ventaja ni diferencia, a esperar que tú seas quien venderá mejor. Puedes tener suerte y tener una gran ubicación, pero si no tienes a la suerte de tu lado, las afirmaciones o el orar por vender más tendrá muy poco uso.

Mejor amplía tus horizontes, redefine tus conceptos del éxito, estudia mercados (tanto en números, como en consejos de practicantes, como en noticias para ver qué cambios hay el entorno), prueba cambios y empieza a ver oportunidades.

Así que limita tu entendimiento de la ley de atracción como un momento de reflexión y no como una guía de cómo conducirte.

Artículos relacionados:


Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *