Cómo saber si tu compañía tiene defensas según Warren Buffet

5 minutos

Tu empresa como toda debe de desempeñarse bien para generar beneficios.

En general, he visto tres tipos de empresas que generan beneficios, y dos de ellas tienen un problema fundamental.

Estas empresas son:

  1. Empresas con un modelo de negocio sencillo, con materia prima económica que permite fácilmente asignar precios que dejan ganancias.
  2. Empresas que tienen la que llamo “la ventaja competitiva inesperada”, y es que quizás tienen muy buen ubicación o ya tienen una base muy fiel de clientes, que aunque quieran, les es difícil reemplazarte por alguien más. Esta ventaja es inesperada porque el dueño del negocio no la busca, simplemente la tiene por las circunstancias de la vida.
  3. Empresas que logran la eficiencia en el manejo de su capital.

El problema fundamental de las empresas una y dos, es que ambas más veces que no, no son escalables. Esto las hace poco deseables para invertir. Sin embargo esto no es malo en sí mismo para la empresa, si genera beneficios y el dueño no desea escalar, pues no pasa nada.

La empresa del tipo tres, es fácil que se mueva en una “vibración” que le permita escalar, siempre y cuando esa eficiencia se mantenga.

Así que vamos a ver qué elementos hay que cumplir para lograr esa eficiencia, en términos del inversionista más famoso de la actualidad.

1. Tu margen bruto

Su cálculo es simple. Dividimos la ganancia bruta entre el ingreso.

La ganancia bruta es la que obtienes después de restar el costo de ventas (el costo variable de producir cada unidad).

Una empresa con una buena defensa si el resultado es consistentemente mayor al 40%.

Si es menor y volátil, no se considera una empresa con buena defensa.

Estos números los verás en tu estado de resultados.

Warren dice que un alto y consistente margen bruto señala que la compañía no compite solo en precio.

Un margen bruto alto provee ganancias brutas amplias que permiten pagar gastos y deja dinero para inversionistas.

2. Ventas y gastos generales y administrativos

También se ve en el estado de resultados.

También es fácil de calcular. Divide tus gastos de operación y administración entre la ganancia bruta.

Estos gastos ya incluyen los costos fijos que tu empresa incurre.

El objetivo para considerar a tu empresa con defensa es que la proporción sea menor al 30% de forma consistente.

No se considera defendible si es sobre el 80% y además volátil.

Buffet dice que las empresas con amplias defensas no necesitan gastar mucho en operaciones para operar. Ninguna empresa defendible lo hace.

3. Gastos de depreciación

Este se ve tanto en el estado de resultados como en el de flujo de efectivo.

Divide la depreciación entre la ganancia bruta.

El objetivo aquí es que sea de menos del 10% de forma consistente.

Si es volátil y alto, no se considera de empresa con defensas.

La depreciación se coloca en el estado de resultados, y es una forma en que el negocio tiene ventajas contables (típicamente en impuestos) al ir deduciendo sus activos conforme se desgastan, hasta que se consideran consumidos en la contabilidad.

Buffet piensa que si la depreciación es consistentemente menor al 10% de las ganancias brutas, es una señal de que la empresa no necesita muchos gastos en capital en activos para mantener su ventaja competitiva, y además señala fuerte defensa.

Estos gastos de capital en activos se refiere a que no hay que seguir comprando equipo o maquinaria de forma recurrente para poder operar. Como son activos, suelen ser costosos y estos gastos suelen comerse los beneficios que quedan para los accionistas.

4. Gastos de intereses

Este lo vemos en el estado de resultados.

Divide los gastos de intereses entre los ingresos de operación (o ganancias de operación, o EBIT).

En breve, los gastos de intereses se relacionan a financiamientos y los ingresos de operación, son los ingresos son tus ganancias cuando ya restaste los gastos de operación tales como sueldos, depreciación y costos de ventas, pero sin incluir impuestos.

El objetivo para una empresa con defensa es que la proporción sea menor al 15%.

Si es mayor de 50% y volátil, la empresa no tiene defensas.

Buffet piensa que las empresas eficaces tienen excelentes economías que no necesitan depender de la deuda.

Mientras que el número puede variar entre industria e industria, el que la empresa gaste menos del 15% de sus ganancias operativas en intereses es una gran señal.

5. Gastos del impuesto a la renta

Se ve también en el estado de resultados.

Divide el impuesto pagado entre el ingreso base para pagar impuesto.

El objetivo que se pague el monto completo (alrededor del 30% en México).

Si es negativo o errático, es una mala señal.

La lógica de Warren es que las empresa con amplias defensas hacen tanto dinero que se ven forzadas a pagar sus impuestos completos.

Las empresas que consistentemente tienen devoluciones de impuestos o montos erráticos o variables es probable que no tengan defensas duraderas.

6. Margen de ganancias (margen neto)

Se ve en el estado de resultados.

Dividimos los ingresos entre las ganancias netas. Básicamente el primer número del estado entre el último.

El objetivo es que sea consistentemente sobre el 20%.

No debe de ser menor al 10%, negativo o volátil.

Las compañías que logran un 20% consistente de sus ingresos en ganancias netas es probable que tengan buenas defensas.

Si el número es menor al 10%, negativo o volátil, es señal de que existe mucha competencia, y entre 10% y 20%, dependerá de los detalles de la industria y del mercado.

7. Gastos de capital

Se ve tanto en estado de resultados como en flujo de efectivo.

Se dividen los gastos de capital sobre el la ganancia neta.

El objetivo es que sea menor al 25%.

Es malo si es mayor al 75%.

Los gastos de capital se comen a las ganancias. Las empresas que no tienen que gastar mucho en el famoso “CapEx” tienen más dinero para dar a sus accionistas en recompensa.

Hay que ver que el CapEx puede variar mucho año a año. Por eso, se sugiere obtener un promedio de los últimos 10 o más años es recomendable.

8. Pasivos totales y capital ajustado de inversionistas

Este se ve en el estado de resultados.

Divide los pasivos totales entre el capital que tengan los accionistas.

El objetivo es que sea menor a 0.80.

Es mala señal para la defensa de la empresa si es sobre 2.00.

Las empresas con amplias defensas pueden financiarse a sí mismas con sus ganancias, y no con deuda.

Sin embargo, la recompra de acciones (para que la empresa tenga más de sus propias acciones) puede afectar este cálculo.

Ajusta esto al sumar cualquier acción de tesoro (acciones propiedad de la empresa) al capital que tengan los accionistas.

9. Retorno en capital de los accionistas

Se ve tanto en el balance general como en el estado de resultados.

Divide la ganancia neta entre el capital de accionistas.

El objetivo es que sea consistentemente sobre el 15%.

Es malo si es menor al 10%, negativo o volátil.

El retorno de capital muestra qué tan efectivamente la administración reinvierte sus ganancias. Un número que sea consistentemente sobre el 15% indica que la empresa tiene amplia defensa.

Si es menor al 10%, negativo o volátil, se indica que el negocio tiene problemas por la competencia.

Antes de terminar

Hay que hacer tres precisiones.

  1. Estas reglas solo aplican cuando la empresa está optimizada para ganancias. En otras palabras, está en su etapa de madurez, y no es un emprendimiento o está en etapa de lanzamiento o de crecimiento.
  2. Hay que ser consistentes. Hay que evaluar que la empresa muestre buenos números a lo largo de varios años y ciclos económicos.
  3. Hay muchas excepciones y asegunes a estas reglas. Incluso muchas de las inversiones de Warren Buffet no cumplen con estas reglas, ya que existen varias excepciones, tomando en cuenta primero el mercado, la industria, y regulaciones a las que las empresas pueden estar sujetas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.