Cómo lograr el CARISMA para liderar una audiencia

¿Cómo lograr el CARISMA para liderar una audiencia?

Comparte

5 minutos

Si quieres ser un buen líder, tener un gran carisma es fundamental para que tu audiencia te siga. Está bajo tu control y puedes comenzar hoy mismo.

Bueno, pues esta bella mujer que adorna el artículo de hoy es Charisma Carpenter. De nada. ¿Qué más hay que decir del tema?

¡Hola!

Aquí Damián.

En este artículo disecciono tres elementos bajo tu control que he identificado como la base que necesitas adoptar para ser más carismático.

En lo personal, el carisma no es algo que se me haya dado naturalmente, y he pasado años tratando de perfeccionar el arte de encantar a las audiencias.

He tenido grandes avances personales, pues ahora cuento con el apoyo de cientos de “empres” (así resumo ‘emprendedores y empresarios’) de México y otros países, y siempre estoy comprometido en dar las mejores soluciones para cumplir sus ambiciones de prosperidad e impacto que quieren dar a través de sus empresas para sí mismos, sus colaboradores y hasta sus comunidades.

Con esta confianza es que me ATREVO a escribir este artículo, porque NUNCA comparto ideas que no estén probadas por mi, mis clientes o mis colaboradores.

Si de algo se trata Empresa En Crecimiento, es de generar pasión a través de los buenos resultados que cada uno de los “empres” que confían en mi han tenido a través de mis libros, clases virtuales, conferencias, incluso Quora y este blog.

1. Tu MAYOR creencia

Todos los líderes carismáticos tienen una definición, que muchas veces se dan a sí mismos.

Piensa en esto: ¿Cómo te define tu audiencia?

Imagina que un seguidor tuyo habla con alguien sobre ti. ¿Qué le diría en unas máximo 12 palabras acerca de ti?

¡Esa es tu definición!

  • “Es el que predijo la crisis financiera post-Peña” (aclaro por si no eres de México que Peña es el Presidente de México al 2018)
  • “Es el que está en contra del sistema”
  • “Apoya a los emprendedores más jóvenes”
  • “Él invirtió en Facebook, Twitter y Google cuando aún eran pequeñas”
  • “Es el analista más censurado de los medios tradicionales”
  • “Es la primera diseñadora indígena maya en cruzar fronteras”
  • “Es el inversionista de los grandes empresarios”
  • “Es el [fundador/inventor] de Tesla”
  • “Es un Jedi de la programación móvil”
  • “Es el que [escribió/hizo/dijo] Padre Rico, Padre Pobre”
  • “Es el que reveló el fraude de sistema en Wall Steet”

Ya tienes algunas ideas.

Eso que se dice o que harás que digan, ES TU MAYOR CREENCIA.

Serás conocido y reconocido por eso.

Así que elige bien cómo “quieres pasar a la historia”.

Esta es tu “tarjeta de presentación” y la tienes que decir SIEMPRE (hasta que ya no funcione).

2. Tu personaje de influencia

Para este punto tomaré prestado un principio de la respuesta directa.

El principio va a así:

Para que una persona decida comprar, primero tiene que conocerte, gustar y confiar.

Difícilmente seguirás a alguien que no conoces, que no te guste y a quien no confíes. ¿Cierto?

Ahora veamos cómo cubrir cada punto.

Para que te conozcan

  • Cuenta tu historia.
  • Muestra tus emociones.
  • Entra en sus conversaciones. (Por ejemplo, si leen un artículo sobre “10 dietas a probar en 2018” y eso es relevante para ti, comenta, comparte y opina)
  • Muestra tus pasiones.
  • Muestra tus defectos.
  • Déjate ver donde sea que puedas.
  • Enseña tus logros.
  • Crea contenidos.

Para que les gustes

  • Ten una imagen acorde a la expectativa de tu audiencia
    Uno de los mejores publicistas de respuesta directa que da conferencias de $8,000 USD por persona en atuendos bastante casuales porque “ya no tiene nada más qué demostrar”, eso funciona para algunos, especialmente “emprendedores no corporativos”.
  • Comparte sus valores.
  • Haz cosas interesantes.
  • Muestra algún estatus de fascinación.
    Hay montones, como el artista, el experto, el mediador, el líder de opinión, el crítico, el analista, el amistoso, el misterioso, el profeta, el investigador…
  • Habla cosas interesantes.
  • Interésate por saber de otros.
  • Ten un buen carácter (esta es de esas que es mucho más fácil decirlo que hacerlo).
  • Muestra tu personalidad.

Para que confíen en ti

  • Sé consecuente
  • Explica tus logros.
  • Cuenta historias personales que muestren que eres un humano y no una “voz de empresa”.
  • Pide ayuda.
  • Da una imagen acorde.
  • Cumple tu palabra.
  • Asóciate con gente que también admire tu audiencia.
  • Cuida tu reputación.

3. Tu MONTAÑA

Si piensas en los grandes líderes que definen nuestros días, todos se han impuesto enormes desafíos.

Algunos están peleando por hacer comerciales los viajes al espacio.

Otros tienen el desafío de cambiar toda la cultura financiera de un país.

Algunos simplemente tienen una gran historia que contar.

Otros hablan desde la cumbre de sus profesiones, dando a conocer las lecciones que llevan a llegar y mantenerse en la cima.

Algunos simplemente muestran estilos de vida poco convencionales.

Otros lo hacen porque necesitan el reconocimiento para poder alcanzar nuevas metas más ambiciosas.

Piensa en la vida como una aventura. Tienes que salir, probar, equivocarte, aprender y transmitir un mensaje.

Y quizás, como diría Seth Godin, solo quizás, otros se sumen a tu causa.

Comenzar siempre es lo más difícil.

Siempre hago la analogía de cómo logras la “gravedad” que tienen los grandes personajes de hoy comenzando desde cero con la formación de los planetas rocosos.

Primero unas piedras chocan con otras y se van uniendo como en una nube rocosa flotando en la nada. Chocan y chocan, uniendo roca tras roca que se encuentran en el espacio. Hasta que llegan a varios cientos de kilómetros de diámetro esta nube, entonces, en palabras de Newton, empiezan a generar gravedad. O en palabras de Einstein, “doblan el espacio-tiempo”.

Ambas palabras de Newton y Einstein resultan muy interesantes, porque justo así sucede.

Conforme ya tienes una audiencia lo suficientemente grande, reclutando poco a poco, entonces más gente empieza a atraer todavía más gente.

Por otro lado, de Steve Jobs  se decía que “distorcionaba la realidad” a través de su su creencia a su propia visión y la pasión con la que trabajaba tras ella.

campo de distorción steve jobs

Fuente. Business Insider.

Esta distorsión también encantaba a la pequeña audiencia innovadora. Pero el mensaje era tan poderoso, en aquellas conferencias de Apple, que rápidamente daba el brinco sobre el vacío (referencia a la curva de difusión de la innovación) con el apoyo de la prensa, para llegar a oídos nacionales.

curva de difusión de la innovación con vacío

Ese hueco en la curva es el vacío o en inglés “the chasm”.

El problema es que si no inspiras a otros en que una realidad alterna es posible. Tu gravedad será mucho más débil que al buscar un cambio mayor junto a tu audiencia.

Crea nuevas realidades.

Moldéala esas realidades y pide a la gente que crea en ellas mostrando evidencia de que funciona. Sé persistente y alegre porque puede que pienses que no está sirviendo al inicio, pero luego, si es bueno lo que haces, la gente empezará a notarlo y a sentir curiosidad.

Espero que te sirva tanto como a mi.

¿Qué te pareció este artículo?

Comentame o mandame un correo a damian@empresaencrecimiento.com (no lo pongo en enlace por el SPAM).

Artículos relacionados:


Comparte