Cómo Hyundai creció 14% cuando el resto de la industria se desplomaba 37%

Cómo Hyundai creció 14% cuando el resto de la industria se desplomaba 37%

Comparte

5 minutos

Cómo una empresa superó una terrible crisis económica y dio esperanza a todo un pueblo.

Ya son muchos años de que ocurrió la crisis del 2008. Durante esa crisis, la industria inmobilaria sufrió un colapso en el que el gobierno se vio obligado a dar dinero como colchón a los bancos y recuperar un poco la confianza de la gente para adquirir préstamos. Desafortunadamente el plan no resultó como se esperó, pero esa es otra historia…

Entre los afectados estuvieron las marcas más importantes para Estados Unidos de automóviles. Todas las grandes empresas gringas, excepto Ford, requirieron un rescate del gobierno. Estas empresas estuvieron dentro de la categoría que llamaron “too big to fail”. Estas empresas son demasiado importantes para dejarlas quebrar.

crisis economica 2008 autos

La crisis de 2008 afectó a todo el mundo. Todas las empresas de autos fuera de Estados Unidos también sufrieron pérdidas. Existió una incertidumbre generalizada entre los consumidores, más aún porque esta crisis descubrió que empresas como General Motors fabricaban coches de baja calidad. ¿En quién confiar entonces?

El poder de la oferta

Como ya debes de saber, una buena oferta es un reflejo de una buena empresa. ¿Pero qué es precísamente una buena empresa?

Una empresa tiene tres áreas críticas de éxito. Una buena empresa maneja efectivamente las tres.

La primera es producción. Una empresa que tiene un gran producto (o sistema) a un precio justo tiene una excelente propuesta de valor que puede significar un tremendo éxito, sea que venda hamburguesas como McDonalds, cafés como Starbucks, consultas médicas o en este caso, automóbiles.

La segunda es administración. El cómo responde la empresa a las necesidades del mercado, adaptándose a sí misma para enfrentar los retos de la forma más conveniente posible. Se mantiene un control de costos adecuado, personal bien capacitado y remunerado, y se vigila que el endeudamiento de la empresa se maneje efectivamente respecto a su productividad.

La tercera es marketing y publicidad. Las ventas caen dentro del marketing. Tienes todo para ofrecer, solo necesitas clientes y no cualquier tipo de clientes. Necesitas clientes calificados que sabes que apreciarán tu oferta y tomarán acción.

En un ambiente de crisis como la del 2008, con empresas como GM que ya estaban fallando en producción y administración, se vieron obligados a ofrecer mejores incentivos a través del marketing y publicidad para cubrir el hoyo y lograr más ventas. No funcionó. El gobierno tuvo que rescatar a la empresa.

Hyundai, la empresa que supo jugar bien sus cartas

Sin embargo Hyundai fue la excepción. Tan pronto la crisis comenzó, Hyundai ya mostraba signos positivos poco por debajo del 5% de crecimiento en los primeros tres meses.

Pero no todo fue bueno…

Hyundai venía una crisis de credibilidad por producir automóviles de mala calidad. De hecho, en los 90s, Hyundai intentó lanzar una línea de autos lujosos, que no terminó de despegar porque estos problemas de calidad eran la cruz de la marca.

Así que en 2001 la empresa invirtió agresivamente en la mejora de calidad. Y regresando a los tiempos de la crisis, ahora 2009, su modelo Genesis, fue nombrado el auto del año por los independientes en el Auto Show Internacional de Detroit.

Este fue un primer paso crítico.

La empresa resolvió de raíz la primera área crítica: producción.

¡Pero la empresa no se quedó ahí!

Administrativamente también mejoró. Durante los años de la crisis, Hyundai estaba expandiendose en Europa, Estados Unidos y países en desarrollo. También mantuvo un crecimiento superior a sus rivales en China e India.

Una buena oferta única

En la crisis, el pánico reinaba en los Estados Unidos. La gente tenía miedo del desempleo que se avecinaba… ¿Qué hizo Hyundai?

Creó Hyundai Assurance, un programa especial, que no ofrecía ninguna otra marca, en donde podías devolver tu auto hasta un año después de adquirirlo en caso de perder el empleo. Naturalmente esto aplicaba a sus programas de financiamiento y leasing.

Y esto es solo el comienzo de la buena oferta de Hyundai…

Mientras que las marcas de autos en general ofrecen 3 años de garantía (o 30 mil millas), Hyundai mostró su confianza en su mejora de calidad en producción con una garantía de 10 años o 100 mil millas que no ofrecía ninguna otra marca. Esta garantía incluye fallas en motor y transmisión. Además, una garantía por 5 años en carretera, lo cual da tranquilidad en caso de cualquier tipo falla de estas, que no ofrecía ninguna otra marca.

Al hacer el anuncio, las ventas de Hyundai aumentaron (+)14%, mientras que el resto de la industria se colapsaba hasta en (-)37%.

Así, la empresa no solo cambió la percepción generalizada hacia la marca, sino que siguió creciendo y con la crisis, se posicionó fuertemente en el mercado. El resto es historia…

El problema psicológico de las crisis en los empresarios

Los “hombres de negocios” tienden a cuidar las canastas de naranjas en vez de plantar más. En general, esta estrategia es desastroza porque normalmente la inversión general en marketing suele ser proporcional a las ventas. Entre más te ve la gente, más te compran. Entre menos te ven, menos te compran.

Para los empresarios visionarios esto refleja una gran oportunidad porque les da la oportunidad de aparentar dominio de mercado. ¿Qué pensarías si en tu colonia existen 3 peluquerías y solo una hace publicidad? Publicidad que ves en todas partes dentro de tu colonia. Es difícil no imaginar que la empresa está en crecimiento o al menos fuerte. ¿Quién se puede quejar de eso?

Esta inversión suele lograr que más clientes vayan a dicha peluquería. Pero claro, no todo se basa solo en hacer publicidad. La cosa es también hacer una oferta superior, como la que hizo Hyundai.

Así que…

Ten en cuenta las tres áreas críticas de la empresa. El orden es importante:

  1. Producción
  2. Administración
  3. Marketing y publicidad

Gracias una producción superior es que puedes ofrecer un producto superior y así crear una oferta superior. No es necesario usar trucos publicitarios, solo mostrar a través de esta oferta la superioridad de tu producto como lo hizo Hyundai.

Con una administración superior es que puedes gestionar bien tus recursos, crecer y mantener la calidad en servicio que la producción demanda.

Y finalmente gracias al marketing y publicidad es que se maximizan los resultados posibles a través de una buena selección de clientes al crear una oferta superior con excelentes elementos como en este caso lo es la garantía.

Artículos relacionados:


Comparte