7 principios de ajedrez aplicables a los negocios

Comparte

8 minutos

Aunque no siempre es fácil conciliar un juego con la vida real, el ajedrez nos da pistas únicas que te harán ganar en los negocios.

El ajedrez es un juego que se suele asociar con los negocios y la estrategia empresarial, y aunque el juego ocurre en un vacío y la vida real no, ambos comparten principios realmente útiles en los negocios.

Te presento estos siete:

1. Momentum

Cuando Google puso a pelear a su motor de inteligencia artificial AlphaZero con el motor de ajedrez más potente de 2018, Stockfish, el potente motor ganó una cantidad considerable de partidas sobre el famoso motor conocido por su enorme proeza táctica y defensividad.

Hay que tener en cuenta de que el motor de Google aprendió ajedrez por sí solo, sin nadie que «le enseñara las reglas». Simplemente se puso a jugar numerosas partidas contra sí mismo y conociendo las reglas escritas y no escritas del juego que hacen ganar la partida.

Por otra parte, Stockfish es un motor modelado hacia principios ajedrecísticos bien conocidos, y tiende a tener prejuicios de lo que los Grandes Maestros consideran la base del juego de alto nivel.

Con todo, AlphaZero ganó indudablemente a Stockfish.

En el análisis, se vio que AlphaZero daba más importancia a la actividad de sus piezas sobre cualquier otra cosa, llegando a sacrificar material simplemente para fortalecer el dominio de la posición.

En alguna partida, obligó a la dama de Stockfish (la pieza más poderosa) a sentarse en la esquina, completamente acorralada.

Esto nos habla de que el recurso más importante en el ajedrez, y coincidentemente en los negocios, es el factor tiempo.

No se trata solo de tomar decisiones correctas, sino de hacerlo en el momento adecuado. Es combinar lo correcto con tiempo.

Así como no venderías del mismo modo a una persona que ya conoce bien tu producto a otra que ni siquiera sabe de qué trata tu negocio, aún sin llegar siquiera a hablar de productos.

Sin duda tener una sólida comprensión del principio del momento es clave para ganar en los negocios.

Es una combinación entre iniciativa, estar en el momento correcto y tomar la decisión adecuada que te permita dominar en lo que tú llamarías tu posición o tablero de juego en la vida real.

2. Dirige tus piezas hacia el rey enemigo

En ajedrez es bien sabido que una persona con un mal plan jugará mejor que una persona sin plan.

Mi plan por defecto, y es uno seguido comúnmente por grandes maestros, es que cuando no sepas bien qué hacer en una posición, entonces lleves tus piezas hacia el rey enemigo. Cuando lo hago, muchas veces aparece un plan de ataque específico que puedo poner en acción, simplemente coordinando mis piezas hacia mi objetivo: el jaque mate.

En los negocios, ¿cuál es tu objetivo final?

Para algunos puede ser conseguir ventas.

Para otros más ambiciosos, es convertir su negocio en un líder en su categoría.

En cualquiera de los dos casos, tienes que saber cómo llegar a tu meta, crear tus propios recursos materiales (una ventaja que tienes que en el ajedrez no) y coordinarlos para lograr tu objetivo, sin esfuerzos desperdiciados y sin pérdida de tiempo.

En el primer caso, conseguir ventas, puede ser enfocar tus recursos, como redes sociales, comunicación, imagen personal y demás, a ayudarte a generar ventas.

En el segundo caso, no solo consideras lo primero, sino lo necesario para ser líder, elegir clientes ideales, servir a los clientes de forma empática y crear capital intelectual que te ayude a ser bien identificado en la cima.

De este principio podemos reconocer varios recursos útiles: concentración, flexibilidad, actividad, reconocer puntos fuertes y débiles, tus puertas o ventanas para entrar y ganar.

Pero lo más importante, es saber tus objetivos escalonados: tu gran objetivo, objetivos menores que te ayudan a conseguir el gran objetivo y pequeños objetivos que te ayudan a andar tu camino con mayor facilidad.

3. Las concesiones

La mayoría de jugadores de bajo nivel no las ven, pero una vez vas conociendo mejor el juego y ganas experiencia, te vas dando cuenta de que en una partida, además del jaque mate, hay pequeñas victorias que permiten a un bando ir dominando al otro.

A veces es inmediato, a veces es no.

Antes te hablé de los «pequeños objetivos te que ayudan a andar tu camino con mayor facilidad». Pues en ajedrez estas son las concesiones.

Cuando logras que el oponente mueva un peón, debilitanto un poco su enroque, y tienes tus piezas bien coordinadas, solo eso puede servir para lanzar un ataque fatal.

Es decir, hay pequeños objetivos que te facilitan alcanzar metas más grandes mucho más rápido, y en caso de que no sea así, al menos aumenta tus probabilidades de ganar.

Las concesiones en la vida real tienen varias caras. Una es la ley de Pareto, la regla 80/20 que dice que el 80% de tus resultados vienen del 20% de tus esfuerzos.

Si reconocemos esos pequeños objetivos cotidianos que nos ayudan a lograr ese 80%, y optimizamos en torno a ellos, puedes ganar más fácilmente.

En otro sentido, es el aprovechar las tendencias de atención y medios que hacen igualmente muy fácil ganar: redes sociales, marketing en video, marketing por email, podcasting y correo directo, por decir algunas.

Además de Pareto, las concesiones pueden ser la tecnología a la que tienes acceso, el talento al que tienes acceso y puedes desarrollar, las habilidades que pueden adquirir, las relaciones que puedes aprovechar, el capital al que tienes acceso, y las aberturas en los modelos de negocios de otras empresas que pueden facilitarte acceder a un mejor catálogo de productos y servicios, sin tener que hacerlos tú mismo (el drop shipping entra aquí).

¡Y estas son solo algunas ideas!

Si quieres más ideas, te sugiero revisar mi curso de Udemy y el libro de Marketing Estratégico.

Entender de concesiones requiere que entiendas los detalles que hacen a tu negocio ganar. Cosas que no siempre son evidentes en sí mismas, y mucho menos para alguien nuevo o externo, que juntas, forman parte del «secreto de marca», ese «no sé qué que qué sé yo» que son actitudes, prioridades, principios éticos y cultura organizacional que cuando funcionan en armonía hacen a tu negocio funcionar muy bien.

4. Desbalanceo

En ajedrez, la mayoría de las partidas de alto nivel suelen terminar en tablas, empates.

Una forma común de identificar un empate es cuando las estructuras de peones de ambos bandos son iguales y simétricas. Este simple hecho nos saca la bandera amarrilla de que será más difícil ganar o perder que hacer tablas

En los negocios esto se traduce en tu forma de competir.

Entre más igual seas a tus rivales, más ocurre la «competencia perfecta», lo que reduce tus ganancias y la flexibilidad con la que asignas precios. Si puedo conseguir exactamente el mismo producto en otra tienda, a un precio más bajo, lo siento amigo, me voy allá.

Algo que ayuda un poco a desequilibrar a la competencia ocurre por naturaleza. Es la información imperfecta, otro principio económicio.

La información imperfecta nos habla de que quizás sepas dónde conseguir un refresco más barato, pero no puedes asegurar que ese sea el lugar más barato, simplemente porque no conoces todas las tiendas y promociones disponibles, y te sueles enfocar en las tiendas que mejor te acomodan.

Magnus Carlsen, el campeón mundial de ajedrez perfilado en ser el mejor de todos los tiempos, es alguien que ha dominado las fortalezas de la información imperfecta.

De alguna manera, el sabe crear imblaances en muchas partidas donde las tablas parecen inevitables, logrando convertir más victorias.

Esto nos dice que para poder ganar, hay que poner atención en los detalles que otros desconocen o descuidan, como el óptimo uso del momento, coordinación de recursos y provocar pequeñas conseciones que eventualmente ayuden a quebrar el cristal.

Sin embargo, en la vida real solo requieres ser así cuando te enfrentas a profesionales dedicados, y la gran mayoría de empresas no lo son realmente, lo que te hace poder ganar partidas simplemente teniendo mejores habilidades que otros.

En otras palabras, formular una ventaja competetiva.

Una ventaja competitiva es desarrollar habilidades a nivel empresa que te ayuden a consistentemente dar mejores productos o servicios, y tener mejores precios, dar mejor accesibilidad y conveniencia, entre otras cosas.

No tienes que dominar todo esto, solo elegir la habilidad que creas que te dará la mayor ventaja y enfocarte en ella, sin descuidar las otras tampoco.

5. Principios estratégicos

Una partida en lo general se divide en tres fases, apertura, medio juego y final.

No existe una definición objetiva de las tres, solo una «usual». Por ejemplo, uno pasa de la apertura al medio juego cuando logra conectar sus torres. O bien, uno pasa del medio juego al final cuando intercambia damas.

De acuerdo a cada etapa en la partida donde estés, tus prioridades son diferentes. En la apertura, quieres establecer una posición que te permita entrar a un medio juego con alguna ventaja. En los finales, buscas tener las «piezas buenas» y que el otro tenga «las piezas malas», o conseguir explotar dos debilidades en el oponente que le haga difícil de defender su posición, y por ende, te de más posibilidades de ganar.

En los negocios la cosa no cambia mucho.

Por ejemplo, si pensamos que tu empresa es centrada al cliente, entonces la relación con tu cliente tendría tres etapas: adquisición, maximización de ventas y mejoradores de relación.

La adquisición nos habla de personas que pueden conocer o no tu marca, pero que nunca han hecho tratos contigo.

La maximización de ventas se trata de posicionarte de tal forma de que no solo vendes lo que el cliente buscas, sino que saber crear más valor, agrandando las ventas en general.

Y los mejoradores de relación tratan de que una vez que el cliente compra, no se pierda por un mal servicio o porque no lo has sabido volver a atraer.

La ventaja competitiva unida a tu desbalanceo, como el tener una marca mejor reconocida, posicionada o relevante, capital intelectual que te ayuda a entrar con más ley y poder en la conversación,

Te sugiero leer el libro La Máquina de Marketing para profundizar en estos temas.

6. El secreto del plan de ataque

Todos los grandes ataques en ajedrez suelen tener un detalle en común, un movimiento silencioso que mantiene coordinado el ataque, que evita ceder el momento, quizás con un jaque incómodo del rival o controlando una casilla que le permita defender cómodamente, y así lograr que tu historia de éxito sea, similar a las de ajedrez, recordada en la historia.

Al menos en tu historia personal.

En los negocios, las victorias las dan igualmente los movimientos silenciosos, o hasta «aburridos».

Varias métricas de marketing

Las hojas de cálculo, vigilar los números y las cuentas del final del día.

Son estas cosas las que realmente hacen funcionar todo lo vistoso y atractivo que vemos al frente.

7. Tu material

Checkmate Strategy

Para dar jaque mate, normalmente requieres dos piezas.

En contadas ocasiones lo logras con una o con todas.

¿Qué quiero decirte con esto?

Que aunque tú tengas desventaja material frente a otros, si sabes tener dos piezas y las usas con maestría, puedes ganar.

Por ejemplo, el trabajo duro que realizas unido a un potente sistema de recomendación de clientes.

La vida real es injusta, y algunos comienzan la carrera más adelante que otros. Tu habilidad vendrá dada no solo en el trabajo duro que hagas, sino en tu inteligencia. De que si empiezas atrás, sepas donde hay zancos, cómo hacerlos o mejor aún, un jetpack.

Es ahí donde muchos aventajados se vuelven perdedores, por la comodidad, y muchos limitados se vuelven ganadores, por sus habilidades que desarrollan.

#8 Tu estado físico (BONO para lectores)

Si has leído hasta aquí, felicidades. Ahí te va un regalo.

Decía Bobby Fischer, mítico campeón mundial con una historia muy parecida a la de David y Goliat, que uno no puede separar mente y cuerpo.

En un documental, un entrenador olimpico decía que Bobby entrenaba con más tenacidad que los atletas olímpicos que atendía.

La salud física te permite concentrarte en tus objetivos. Si la descuidas, tus prioridades se verán forzadas a cambiar y eso no te gustará.

Artículos relacionados:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *