4 mandamientos para hacer una marca

Comparte

6 minutos

Descubre cómo una marca te ayudará a vender más fácil.

Mientras que en el mundo de la respuesta directa la marca no es bien vista como en el mundo de la imagen, una marca es una parte esencial de una empresa que busca crecer, conquistar más clientes y durar en el mercado.

Para empezar, hay que dejar bien clara una cosa:

Un marca no es un logotipo

Una marca es mucho más que la imagen que adopta una empresa en su publicidad y en la entrada de la oficina. Si en este momento ves la marca como eso y poco más, este artículo te ayudará a encontrar un uso estratégico eficaz para la marca para potenciar tus ventas.

Todo lo que puede ser percibido, es parte de una marca

Tu imagen personal es parte de tu marca personal. El empaque de los productos es parte de la marca que los identifica. Tus valores de trabajo son parte de tu marca personal. Las garantías y servicio al cliente son parte de la marca de la empresa.

Consejo
Debes de tomar consciencia de todo lo que tu cliente, ve, escucha, siente, huele y toca relacionado a tu empresa y diseñarlo para crear la marca que deseas para él.

De lo contrario tu marca no será consistente y cada quien te evaluará conforme a sus propios estándares. Todo esto va a afectar el cómo manejará su relación contigo en el futuro y además, el qué dice de ti y cómo se expresa de ti con los demás.

La marca está muy ligada a tu reputación

¿Qué piensas cuando alguien te dice que trabaja para el gabinete del Presidente de México?

¿Corrupción o dignidad?

Indistintamente de quién sea y cómo sea, la marca que trae consigo la Presidencia de México afecta la reputación de esa persona. Cada grupo de personas verá a esa persona con diferentes ojos. En otras palabras, cada grupo lo percibirá de una forma diferente.

Por ejemplo, la gente de bajo nivel económico lo verá como un corrupto con mucho dinero y poder, la gente de un nivel económico más elevado probablemente lo verá como un rico sin clase… y corrupto. Pero la gente que está dentro de su  propio partido lo verá como una oportunidad de ganarse favores.

La reputación también va ligada al interés de una persona respecto al producto que le interesa.

Para entender bien este punto hay que hacerse una pregunta clave:

¿Por qué la gente se queja?

¿Por qué gastar energía? ¿Por qué perder minutos de felicidad con minutos de frustración? ¿Por qué hacer el esfuerzo de expresar esta frutración? ¿Por qué simplemente no es indiferente y a lo que sigue?

¡Porque hay un interés!

Un cliente que se queja, es un cliente que quiere que seas mejor para él. Es una oportunidad de corregir rumbo y convertir en palomitas los taches.

¿Pero qué pasa cuando es la empresa la que es indiferente?

Una queja le seguirá a la otra y se apilarán todas como productos defectuosos en el basurero hasta que la montaña sea difícil de ignorar por los demás. Esa montaña se verá mal, olerá mal, se sentirá fatal.

Esto se traduce en muchas malas críticas en diversos sitios de Internet, en redes sociales te van a enterrar en escándalos que los medios no querrán ignorar y difundir, y puedes incluso generar tanto desprecio que habrá gente que activamente hablará mal de ti.

Noticia sobre Microsoft ayuda a usuarios a mostrar odio a las políticas de Google

Microsoft ayuda a usuarios a mostrar odio a las políticas de Google.

Así que como indica la mala metáfora de la biblia de Dios y la matanza de bebés, hay que enfrentar los problemas cuando son pequeños y no esperar a cuando sean grandes y tengan vida propia.

Para resolver estos problemas de raíz y tener una marca que te ayude a vender mejor, sigue estos cuatro mandamientos…

1. Crea productos geniales

Haz productos que causen la admiración de tus clientes.

Un producto va más allá de una cosa que tienes en tus manos. Un producto es la funcionalidad del producto más el servicio que la empresa que lo hace o distribuye le da, entre otras cosas.

2.  Lleva los productos a tus clientes

Así que busca dar una buena experiencia a través del propio producto y en lo que sea que pase antes de que el cliente compre el producto y después de que lo hace.

Todas las tiendas de conveniencia venden refrescos, pero hay que observar que no solo venden el refresco, sino por lo general lo venden frío y listo para consumir.

Lo que el cliente está comprando (por lo general) es un refresco frío listo para consumir.

3. Haz lo posible para cuidar a tus clientes

Hay una empresa estadounidense muy popular cuyo nombre viene de la palabra zapatos. Esta empresa fue adquirida por Amazon en el año 2010. Zappos en un principio solo es una tienda más de zapatos. Pero ellos se tomaron muy a pecho este tercer punto.

Tanto así que no es solo parte de su marca sino que es su propuesta principal de valor. La empresa dice que su llamada de servicio a cliente entrante más larga duró ocho horas.

Mira esta pequeña entrevista al CEO de Zappos sobre la felicidad (pilar central de su cultura de servicios):

4. Crea una comunidad para que tus clientes sean parte de algo y conozcan más gente como ellos mismos

Los eventos son esenciales para lograrlo. Desde pequeños eventos al interactuar en grupos de Facebook hasta las grandes convenciones.

Todo lo que ayude a convertir a tu marca en forma de interacción va ligado a hacer una comunidad.

Algunas marcas lo muestran mostrar la luz del reflector a sus clientes, otras al dejar que los clientes lleguen a personalizar parte de los productos como ocurre con la cultura del auto Mustang.

el desfile mustang club de america

Esta es una fotografía del Club de Mustangs de América en donde se invitaron a quienes tuvieran este auto a participar en un desfile con la intención de obtener un récord Guiness.

¿Cómo ayuda una marca a vender mejor?

Ayuda desde el punto de vista de marketing hasta uno más económico de oferta y demanda.

Cuando las empresas que son buenas para tus clientes, relacionadas contigo y que no te compiten directamente ven que tienes un séquito de seguidores, naturalmente buscarán promover esa cultura para su propio beneficio.

Un claro ejemplo es HubSpot y su filosofía de “inbound marketing”. Este término es tan popular en el marketing por Internet que ya muchas otras empresas lo adoptaron también. HubSpot creó este término y lo popularizó con su libro. También hizo una plataforma de marketing para ponerlo en práctica (su producto central), haciendo que centenas de proveedores usen el término para vender la plataforma a sus propios clientes.

Ahora bien, una marca por sí misma no es vendedora.

Aún se necesita un proceso de ventas efectivo para eso. Pero un cliente confiará más fácilmente en una marca que conoce y que significa algo para él.

También una marca se debe extender por adentro de la empresa a través de la cultura, como Tony de Zappos lo dice a través de su concepto de la Felicidad que escribe en su libro, Delivering Happiness.

Una marca, desde el punto de vista de respuesta directa, es más manejable, más medible. También lo es en gran parte gracias a la ayuda de la tecnología.

Existen también muchas plataformas para crear esta comunidad como Twitter, YouTube e Instagram más fácilmente sin tener que desplazar gente como lo hizo el Club de Mustangs de América. Sin embargo es bueno tener un poco de todo.

Una buena marca te hace más agradable, crea una conexión personal, eleva la interacción (engagement) y genera confianza para el cliente. ¿Qué hay que despreciar en eso?

Así que cuando hables con tu próximo cliente, habla con él como si su reseña fuera la única que importara.

 

Artículos relacionados:


Comparte