[10 Consejos] Escribe mensajes que convierten visitas a clientes

Comparte

6 minutos

¿No sería genial que tus mensajes fueran capaces de convertir más lectores en suscriptores o incluso clientes solo al mejorar tu redacción persuasiva en la web?

Pues esta es la “carne” en marketing directo, la redacción persuasiva o direct-response copywriting.

La web tiene algunos elementos únicos de redacción debido a varios factores. Estos factores incluyen el hecho de que a mucha gente no le gusta leer en pantalla. Existen distractores. Existen varios tamaños de pantalla. Tamaños de texto cambiantes…

Estos diez consejos te ayudarán a crear contenido más irresistible que tenga a tus visitantes pegados a la pantalla. Y si añades un mecanismo de respuesta directa, pues también convencerlos a hacer el clic del dinero o la llamada del dinero.

1. Escribe un gran título

Upworthy revela que existe hasta un 500% de variación en tráfico solo por el título.

Desde tiempos pre-Internet, el título es el elemento más importante de cualquier pieza de contenido ya que prevende al lector en un beneficio, una promesa, un concepto o directamente una oferta.

De este modo, el legendario marketer de respuesta directa, John Caples, afirmaba que en publicaciones impresas, el título es leído por 8 de cada 10 lectores y es leído cinco veces más que el propio contenido.

Una fórmula clásica para escribir buenos títulos está en la fórmula de las cuatro ues (4U):

  • Único: La promesa, concepto u oferta que pones en el título debe ser de algún modo único. Si alguien más puede ofrecer la misma promesa, concepto u oferta, el título es menos atractivo, y puede llegar a ser tan poco atractivo que es ignorado.
  • Útil: Aquello que elegiste único, debe ser útil. De ver el título, el título debe plasmar en la mente de tu lector un beneficio de seguir leyendo.
  • Ultra específico: No es lo mismo decir, “baja de peso” que “baja de peso en 30 días” que “baja de peso en 30 días sin cambiar tu dieta” que “baja 9 kilos en 30 días sin cambiar tu dieta”.
  • Urgente: Un elemento adicional que evita que el lector posponga la lectura. ¿Por qué debe leerlo ahora mismo? El contenido puede seguir una noticia del momento, por lo que puede existir un elemento de oportunismo. Puede haber alguna cantidad limitada. Puede ser una ventana de oportunidad que quien desaproveche, pierde los beneficios.

2. Está escrito en segunda persona

Tanto el título y contenido deben hablarle al lector como si lo tuvieras frente a ti.

Algunas personas piensan que es ilógico, por lo que escriben anuncios en plural. Esto es un error. A pesar de que millones puedan ver tu publicidad, es leído solo por un par de ojos a la vez.

Este punto está conectado de cerca al tercero…

3. Evita decir yo, mío, nosotros y nuestro

Parte de por qué escribir un título como se te mostró en el primer consejo es que el lector solo leerá el contenido si éste respone a la pregunta invisible, ¿qué hay para mí?

El contenido debe obedecer al egoísmo de tu lector. En otras palabras, el lector solo leerá tu contenido si encuentra valor para él. Difícilmente leerá una palabra si descubre que el contenido habla sobre de ti, y no sobre de él.

En vez de decir “mi sistema te ayudará a…” y di mejor “este sistema te ayudará a…” o “Obtén [beneficio principal] al usar este sistema…”

En vez de decir “tengo 10 años de experiencia” di mejor “ten 10 años de experiencia a tu lado y evita cometer errores costosos”.

4. Cada oración, empezando desde el título, tiene como objetivo hacer que el lector…

Lea la siguiente oración.

Si el contenido es un video, pues cambia leer por escuchar o ver, según sea el caso.

Evita usar párrafos largos o sobreinformados, mejor crea un flujo de lectura que va de una oración…

A la siguiente.

Otro beneficio de usar oraciones corta es…

5. Usa contenido espaciado para evitar fatiga

Si usas párrafos largos y encima con letra pequeña, será más difícil enganchar a tu lector a seguir leyendo, pues va a percibir tu contenido como largo, difícil y hasta tedioso, así sea “el mejor de la historia” en tu opinión. ¡Ah! por cierto, también evita usar oraciones demasiado largas como la anterior. También evita incluir demasiadas oraciones en un mismo párrafo ya que comienza a verse grande, complicado y feo como este. Creo que es momento de iniciar un nuevo párrafo.

Se valen también los párrafos de una palabra para dar un sentido de ligereza.

Sigamos.

6. Haz contenido con un objetivo

Y solo uno.

¿Buscas informar? ¿Buscas vender? ¿Buscas conseguir suscriptores?

Entonces enfoca tu contenido a ese objetivo y elimina los distractores.

Una página de ventas no debe tener menúes, barras laterales con enlaces a otras páginas…

Desde el título hasta la última palabra, diseña lógicamente y emocionalmente como quieres que tu lector piense y sienta sobre lo que estás escribiendo. Siempre siendo relevante para él.

apple iphone 6s - convierte mas clientes

La página de ventas del iPhone 6S de Apple, minimiza los distractores, pues el objetivo de esta página es la venta.

7. Habla el lenguaje de tu audiencia

Si escribiera a mercadólogos típicos, usaría mucho spanglish como ellos hacen. “Vamos a usar de target a los millenials“.

Pero como escribo a gente de empresa, algunos ni siquiera son familiares con el concepto de marketing, así que solo uso la palabra cuando es absolutamente y casi obligadamente necesario.

8. Si vendes, no eduques

Toda conversación de ventas debería comenzar con un cliente prospectivo motivado por lo que sea que estás ofreciendo.

Esta motivación viene de su propio deseo y del empate de ese deseo con tu posicionamiento.

Si tienes que educar para después vender, mejor educa primero y vende después. En este sentido, es natural imaginar que un embudo de ventas será más eficaz si solo vendes a personas que han visto o consumido algún contenido básico anterior.

De hecho, justo eso hacen muchos marketers que venden su conocimiento.

Por ejemplo, Frank Kern. Frank es un experto en consultoría de marketing que vende sus sistemas de trabajo para ayudar a otros consultores aspirantes a vender millones de dólares al año en servicios.

Pero antes de si quiera ofrecerte su programa en venta, primero quiere que veas algunos videos o hasta comprar un libro escrito por él que educa a su cliente prospectivo, para empezar, viendo si la consultoría es lo indicado para él.

Luego te muestra un proceso general que genera resultados para ganarte su credibilidad y finalmente usando ese contenido posicionándose como una autoridad en el tema.

Frank sabe tanto que incluso puede regalarte 10 pasos para que obtengas resultados en su libro.

Entonces, o vendes o educas.

¿Por qué?

Porque si educas con intenciones de ventas, el cliente prospectivo tendrá su mecanismo de defensa elevado. Te escucha a medias, solo esperando que le saques un pitch (una presentación) de ventas.

Tener a tu cliente lógica y emocionalmente en estos canales resulta bastante inefectivo.

Por lo que, que si vas a educar, comienza diciendo, “te voy a enseñar un consejo para lograr bajar de peso que puede usar ahora mismo, y no voy a intentar venderte nada, cero, es más, si te trato de vender algo puedes darme un golpe – ¿eso parece justo para ti?”

¡Plas! Acabas de abrir a tu prospecto a ser educado y sí, puedes ahorrarte la parte del golpe.

9. Usa lenguaje simple

Desafortunadamente en español no existen buenos evaluadores de facilidad de lectura como el Flesch-Kincaid para saber qué tan fácil de leer es tu texto en español.

Estos evaluadores existen en Internet y analizan todo el texto que quieras, o una página web para determinar su calificación.

Lo que sí te puedo decir es que no debe pasar de nivel secundaria. Entre más sencillo, mejor.

Usa oraciones cortas. Escribe párrafos cortos. Usa palabras simples, no rebuscadas. Escribe como hablas. Todo eso ayuda a que tu texto sea más fácil de entender, así veas que esta es la palabra número 1,271 en este artículo.

Un texto fácil de leer es ligero, sin importar el largo.

Y sí, aunque escribas a astronautas versados en ingeniería nuclear, debes escribir simple, usando palabras complejas solo cuando sea necesario. Eso sí, eres libre de usar palabras avanzadas siempre y cuando sabes con la misma certeza que una esposa que descubre una tarjeta con labial marcado en la bolsa de su saco, de que hay algo raro. Perdón, con la misma certeza de que van a entender esas palabras, porque es básico para ellos.

Pero aún así, entre más fácil mejor. Los tendrás enganchados por más tiempo y te agradecerán que no tienen que estudiar tu texto para entenderlo, sin importar que te llamen “iletrado” como dijera Nicolás Alvarado a Juan Gabriel.

10. No olvides decir cuál es el siguiente paso

Como dije antes, tu texto debe tener un objetivo.

Debes decir clara y específicamente cuál es el siguiente paso de acuerdo a ese objetivo.

“Haz clic en el botón para tener tu copia de…”

“Llama al 1234-5678 para agendar una revisión gratis de…”

O la mía, únete al grupo de Convierte Más Clientes en Facebook para poder encotrar contenido como este, compartir experiencias y socializar con gente como tú.

También deja un comentario si crees haber descubierto algo. Todo vale.

 

Artículos relacionados:


Comparte