Día 12

Bonos

Los bonos ayudan a incrementar el deseo por la oferta, pero debes saber qué añadir, pues no cualquier bono te ayudará a multiplicar tus ventas.

Aquí te dejo el audio:

Tu asignatura:

Añadir a tu oferta principal o crear una oferta secundaria con bonos atractivos.

Requisitos:

Tu libreta.

Cómo hacerlo:

McDonalds es una empresa que ha sobresalido en más de una forma al aplicar técnicas de marketing que promuevan ventas.

En este caso te hablo de la Cajita Feliz. Es un simple lunch de hamburguesa con papas que se vende muy bien no por la hamburguesa y papas, sino por el bono, el juguete de temporada. Más aún, juguetes coleccionables.

Por algún motivo la gente tiende a pensar que un bono debe ser muy especial, cuando en realidad simplemente debe ser atractivo.

Lamentablemente más de un marketer agrega bonos basura a su oferta, y como suele pasar, no ayudan a vender.

Pero si eres ingenioso y has puesto atención a las los retos, seguro sabes de algún hobby, interés o emoción que destaca en tu audiencia.

Los bonos ayudan a vender mejor. Un producto aburrido puede de pronto ser mucho más fascinante si se da un bono atractivo.

Pueden ser boletos de cine, imanes graciosos para el refrigerador o con una frase motivadora si es es un ejecutivo, una pluma sellada con el nombre del cliente, un curso útil relevante, un poster, un libro (posiblemente autografiado), productos simbólicos como un dólar enmarcado, playeras estampadas, etcétera.

Algunas veces, el bono llega a ser tan atractivo que el producto se compra gracias al bono.

Así que si tu producto no brilla por ser un best-seller en sí mismo, vale la pena considerar añadirle un bono especial, un extra.

Al propio bono le puedes aplicar alguna regla de urgencia como vimos en el reto de ayer.

Puedes obtener ideas buscando productos en Amazon o AliExpress y viendo qué productos similares hay, o que se compran juntos o simplemente interesantes. Puedes, por ejemplo, en base a una foto, hacer muñecos personalizados de tus clientes (en principio son para pasteles de boda, pero pueden ser tan informales como quieras, incluso haciendo poses), lo cual sería un gran adorno de escritorio.

Normalmente un bono es un producto que no venderías tú por separado o es un producto descontinuado (mas no obsoleto) que puede seguir siendo relevante, como un compendio de principios para educar hijos adolescentes (digamos un libro que pudo ser un best-seller, pero que ya no lo es, su contenido sigue siendo relevante como una buena vieja canción).

Si tu producto es digital, vale la pena añadir un bono físico y lo mismo al revés, si vendes un producto físico, ofrecer un bono digital. Por ejemplo, si alguien compra una cámara, ofrecer un curso gráfico o en video de fotografía.

Tu tarea aquí es simple, encuentra uno o varios bonos.

Puedes usar su propio valor de mercado (si lo tienen) para sumar valor a lo que pagan. Ejemplo, un curso de $497 más un kit de calendario, agenda propietaria y una playera con valor de $49, por los mismos $497.

Me gustaría que compartieras tus ideas en el grupo.

Notas finales

Si no te has suscrito al reto, hazlo ya, es gratis.

Únete al grupo de apoyo en Facebook.

Vuelve a la página principal del reto.